Inicio
Pag. Ant. Pag. Sig.

7. LA ENERGÍA SOLAR

Casi toda la energía que utilizamos, salvo la geotérmica o la nuclear, procede directa o indirectamente del Sol: el viento, el oleaje, el petróleo, el ciclo del agua, el crecimiento de las plantas y la propia radiación solar.
El aprovechamiento de la energía solar para producir electricidad se lleva a cabao mediante dos procesos: térmico y fotovoltaico.

7.1 CENTRALES SOLARES TÉRMICAS

El funcionamiento de estas centrales es similar al de las centrales térmicas convencionales en las que se genera vapor de agua para mover un grupo de turbina-alternador. La diferencia es que aquí la energía necesaria para convertir el agua en vapor la aporta el Sol en lugar de los combustibles fósiles.
La radiación solar se concentra mediante espejos móviles o helióstatos. Dependiendo del sistema de concentración solar empleado, existente distintos tipos de centrales termosolares: de torre central, de colectores-cilindro parabólicos y de discos parabólicos.
En las de torre central, por ejemplo, un campo heliótatos refleja y concentra la radiacion solar en un punto receptor situado en lo alto de una torre donde se encuentra el fluido que absorbe la energía calorífica. Este fluido suele ser un aceite con un alto punto de ebullición para que no se evapore.

Central_Termosolar_torre_central_3.jpgCentral_Solar_Térmica.jpg



El sol como fuente de calor en los edificios.
Sol_fuente_calor.jpg
Los tejados de todos los edificios se calientan por la acción directa de los rayos del sol. Este calor puede aprovecharse para calentar agua mediante la instalación de colectores. Constan de una lámina metálica pintada de negro que absorbe al máximo las radiaciones. Sobre ella se apoya una red de tuberías por las que circula el agua que se quiere calentar, y que pasará a un tanque de almacenamiento bien aislado para evitar las pérdidas de calor.
El agua caliente se aprovecha para usos domésticos y sanitarios y para alimentar los sistemas de calefacción.


Tecno 12-18


Centrales Termosolares


7.2 LAS INSTALACIONES SOLARES FOTOVOLTAICAS

La energía solar también puede convertirse directamente en energía eléctrica mediante la utilización de células solares o fotovoltaicas. Estas pequeñas células están construidas con un material semiconductor, como el silicio, que al absorber la luz del sol permite el movimiento de electrones, es decir proporciona una corriente eléctrica. Este fenómeno se conoce como "efecto fotovoltaico".
Las células fotovoltaicas se unen, principalmente en serie, formando un módulo o panel solar fotovoltaico.
Las instalaciones fotovoltaicas pueden ser de varios tipos:

energía_solar.jpg

  • Instalaciones aisladas: Suelen ser de menor tamaño y se utilizan principalmente en viviendas sin electricidad, farolas de carretera, edificios aislados, torres repetidoras de comunicación, pequeños aparatos electrónicos como calculadoras o relojes, satélites espaciales, etc. En estas instalaciones hay un sistema de baterías para poder disponer de electricidad por las noches y en los días nublados o con malas condiciones climatológicas.
  • Instalaciones solares conectadas a la red eléctrica: Actualmente se montan módulos fotovoltaicos en tejados o fachadas de edificios conectados directamente a la red eléctrica. En ellos se obtiene electricidad en forma de corriente continua, y para incorporar a la red general es preciso transformarla en corriente alterna mediante un inversor de corriente.
  • Centrales solares fotovoltaicas: la producción de grandes cantidades de energía eléctrica en este tipo de centrales se consigue con la instalación de campos solares formados por un gran número de módulos fotovoltaicos. Estos módulos se montan sobre bastidores metálicos que pueden incluir un sistema de giro para seguir el recorrido del sol.
Central_térmica_foltovoltaica.jpg
Central_Fotovoltaica.jpg


FUNCIONAMIENTO CENTRALES QUE PRODUCEN ENERGÍAS ALTERNATIVAS: SOLAR
Energías alternativas

Tecno 12-18
Energía Solar Fotovoltaica